Un español y un equipo multidisciplinario internacional ha logrado la primera custodia compartida en un país árabe

CEMIN propone a Borja Brañanova y a un equipo internacional para el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2019
Este es un hecho sin precedentes debido a lo que representa en la lucha por la defensa de los derechos humanos y de los menores
 

Un español y un equipo multidisciplinar internacional han logrado la primera custodia compartida en un país árabe

 

CEMIN propone a Borja Brañanova y a un equipo internacional para el Premio Princesa de Asturias por la Concordia 2019

 
Esto es un hecho sin precedente debido a lo que representa en la lucha por la defensa de los derechos humanos y de los menores

CEMIN y otras organizaciones de 68 países apoyan la candidatura de Borja Brañanova y un gran equipo que ha conseguido la primera custodia compartida en un país árabe

Sebastián y Olaya

Son los hijos de Borja Brañanova, la persona que ha conseguido un hito muy importante. Esta es la historia de dos niños a los que las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos impiden viajar a su país y sobre los que España no actúa por «respeto a la independencia judicial» de Dubái.

Este asunto internacional, como otros muchos que no salen a la luz pública por temor a las consecuencias de la denuncia, demuestra que hay un vacío legal alarmante que afecta a la paz familiar y al desarrollo de los menores de todo el mundo, ya que no se están cumpliendo los acuerdos firmados por las naciones en el seno de la ONU. Además, se están violando los derechos fundamentales de menores cuyo mejor interés es interpretado de una forma discriminatoria e injustificable.

El hecho de que Sebastián y Olaya hayan nacido en Dubái, una de las principales ciudades de los Emiratos Árabes Unidos, no les debe privar del contacto con sus raíces bajo ningún concepto. Por todos estos motivos, se crea esta organización POR LOS NIÑOS / FOR ANY CHILDREN, para animar a progenitores, políticos, asociaciones, juzgados, legisladores, entidades, estados y organismos internacionales a revisar los acuerdos ratificados en 1989 (hace casi 30 años) y verificar que se cumplen en beneficio del mejor interés de los menores sin utilizar argumentos discriminatorios para evitar su cumplimiento.

CEMIN propone el logro de Brañanova y de todo el equipo que ha participado en su justa lucha a la Fundación Princesa de Asturias por ser un hecho histórico sin precedentes, que abre una puerta a la CONCORDIA y a la protección del interés de la infancia

 

¿Por qué nos presentamos?

El motivo honorable que hace que presentemos esta candidatura es alentar el seguir trabajando en la lucha por defender el interés superior de los menores.

 

¿Qué hemos conseguido?

Un tribunal musulmán muy abierto y tolerante ha escuchado la argumentación de un grupo de profesionales internacionales.

 

¿A dónde queremos llegar?

Queremos que los gobiernos, los políticos y las legislaciones se actualicen por el bien del menor.

Era muy difícil, pero lo conseguimos. Aún queda mucho por hacer Y CONTAMOS CONTIGO

 

EQUIPO PROPUESTO COMO CANDIDATO A LOS PREMIOS FUNDACIÓN PRINCESA DE ASTURIAS POR LA CONCORDIA 2019

SU IMPULSOR SE LLAMA BORJA BRAÑANOVA, UN INGENIERO DE MINAS ASTURIANO QUE VIVE DESDE HACE 15 AÑOS EN LOS EMIRATOS ÁRABES UNIDOS (EAU) Y QUE HA GANADO LA PRIMERA PARTE DE SU BATALLA

(Información recogida en el diario El Mundo en su artículo del 3 de marzo de 2019)

Borja Brañanova es un ingeniero de minas asturiano que vive desde hace 15 años en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y que ha ganado la primera parte de una batalla muy especial. «Espero que esta sentencia confirmada por la más alta instancia de Dubái aliente a todos los legisladores del mundo a actualizarse y que sirva para que los niños, no solo los míos, tengan un futuro mejor. Aquí en Emiratos estamos en el Año de la Tolerancia. Pues bien, esta es una sentencia por la tolerancia en los EAU», explica Brañanova.

 

Su segunda lucha es desbloquear la prohibición de los jueces de Emiratos por motivos no explicados para que sus hijos viajen con él a nuestro país, puesto que son españoles.

 

Todo esto comenzó cuando Brañanova se casó en 2013 en los EAU con una ciudadana de Sudáfrica. La pareja concibió a Sebastián y a Olaya, quienes, al nacer, fueron inscritos como españoles. Sin embargo, a los tres años el matrimonio comenzó un proceso de disolución matrimonial. Un juzgado de Sharia constituido únicamente por jueces musulmanes, al cual le corresponde la competencia de resolver la disolución de un matrimonio mixto extranjero y establecido según el código civil español con niños menores, le dio la custodia absoluta a la mujer sin posibilidad de contacto con su padre. Basaban su argumentación en asuntos musulmanes que, bajo el entendimiento de Brañanova, atentan frontalmente contra los derechos fundamentales de sus hijos y de sus propios derechos como progenitor. Además, en medio del proceso, Brañanova se vio inmerso en varios asuntos discriminatorios graves que dieron lugar a un caso, pendiente de resolución, que impide que los niños viajen de vacaciones a España con el padre, pero que permite que lo hagan en cualquier momento a Sudáfrica con la madre, aunque signifique que Borja deba acceder por escrito y los viajes interrumpan la escolarización de sus hijos innecesariamente.

 

Todo esto obligó a Brañanova a contactar con expertos y establecer apoyos en los países involucrados (España, Sudáfrica y los EAU). Así, este caso, que era inicialmente rutinario para el juzgado de los Emiratos, se ha convertido en un asunto muy argumentado que persigue el objetivo de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989; aunque los EAU la han ratificado, no se ha conseguido a día de hoy la implementación efectiva, lo que provoca un perjuicio en los derechos de los niños, a quienes se les priva del contacto con sus raíces, su familia y su cultura de una forma tanto sistemática como inexplicable.   

 

Durante estos tres años de litigio, este experto en Administración de Empresas ha pugnado por modificar la custodia de sus hijos y por corregir la vulneración de los derechos fundamentales de los menores. Aunque ahora ha logrado lo primero, sigue luchando por lo segundo. Así, la prohibición de los menores a viajar ha despertado el interés de las autoridades españolas y de los Emiratos, puesto que carece de una explicación razonable. Esto se debe a que la disolución matrimonial se regula siguiendo el marco establecido en el Código Civil español y en un caso en el que no hay motivos civiles para presuponer que un progenitor no debe de viajar con libertad y el otro sí. Esto se llama discriminación y es el deber de todos combatirla.

 

Desde Sudáfrica, los expertos legales han aportado pruebas de que la custodia compartida es el modelo prioritario, ya que el padre ha tenido en cuenta que la doble nacionalidad se debe respetar en todo momento. En España, los expertos legales han argumentado con todo tipo de detalles cómo se interpreta el Código Civil, cómo este ha sido fundamentado en la constitución española y cómo ambos se interpretan en todo momento de forma que se evite la discriminación de cualquier tipo. Además, el equipo técnico y jurídico se apoyó de informes expertos de magistrados del Tribunal Supremo ya jubilados que fundamentaron las particularidades del código y de la jurisprudencia al respecto. Todas estas pruebas se presentaron de forma muy extensiva, ya que es el argumento que regula la evolución de las decisiones judiciales en España. Para que no quedase duda de la amplia vulneración de derechos detectados durante el procedimiento, se presentaron informes que incluyeron aclaraciones sobre el derecho internacional. Por otra parte, un equipo especializado en derechos humanos, derechos del menor y conocedor de los acuerdos ratificados en el seno de Naciones Unidas presentaron con todo nivel de detalle todos los compromisos adquiridos e incumplidos por el sistema judicial en los Emiratos Árabes Unidos.

Afortunadamente, Dubái se caracteriza por su rápida transformación y su tolerancia, por lo que todas las pruebas aportadas se incluyeron en el caso principal, que ha concluido en una resolución sin precedentes. Así, el día 12 de marzo de 2019 se confirmó la última instancia, convirtiéndose en un hecho en el que se fundamentarán muchas decisiones, tanto presentes como futuras, y que podrá influir en que los legisladores consideren esta opción factible, ya que en muchos lugares del mundo se considera impracticable.

 

El caso de Brañanova no es un hecho aislado y afecta a toda la comunidad expatriada, por lo que son cada vez más los progenitores, mujeres y hombres, que se unen para denunciar todas estas diferencias inconcebibles en los marcos jurídicos occidentales. Franceses, ingleses, alemanes, australianos, italianos, de la India, de España… Y es que Dubái tiene un 90% de población extranjera que comenzó a asentarse y formar familias en la última década. Son estas familias las que hoy ven cómo sus obligaciones parentales se ven interrumpidas por un sistema extremadamente burocratizado y muy poco sensible con la realidad social en la que se vive en cada vez en más lugares del mundo árabe, que lucha por evolucionar y solventar sus problemas internos a través del diálogo y la cooperación internacional.

 

Borja, muy orgulloso de ser asturiano por lo que Asturias representa en la concepción de España, así como de todos los logros y derechos civiles asociados a su nacionalidad, no dudó en pedir ayuda a los organismos locales que le vieron nacer y crecer. Esto dio lugar a varios plenos municipales, manifiestos, comunicados y otras acciones que fomentaron la unidad de todos los partidos políticos esta lucha conjunta. El objetivo es conseguir que estos niños visitasen la tierra de Don Pelayo y así transmitir su legado para que en un futuro sean sus propios hijos los que estén orgullosos de ser asturianos, españoles, y lideren con pasión la defensa de los intereses de sus menores ante cualquier amenaza a sus derechos.

 

Lo complicado de todo el caso ha sido la participación de los expertos locales dubaitíes, que en todo momento argumentaron con mucha ética y prudencia todo lo aportado desde las jurisdicciones extranjeras para no perjudicar el desarrollo del proceso. Así, se centraron siempre en el cumplimiento de la ley aplicable para defender el interés de los menores.

 

A la luz pública salió únicamente la parte del caso que se centraba en el impedimento para viajar, y nunca el litigio legal sobre la modificación de la custodia. Esto se debe al respeto a la competencia del tribunal de Dubái y a la confianza depositada en todo momento en la evolución social lógica en la que los Emiratos están inmersos, que implica tanto la acogida de turistas y residentes que demandan seguridad ciudadana y jurídica para ellos y para sus hijos.  

 

Como la argumentación continua, Borja Brañanova ha decidido crear junto con otros afectados foranychildren.org con el objetivo de llegar a las autoridades competentes y así solicitar una revisión de las legislaciones y procesos para facilitar la seguridad jurídica de menores y alentar por un desarrollo emocional moderno.

 

Toda esta labor no ha sido en vano: CEMIN, una organización de muy alta reputación que promueve los mejores intereses de la infancia, ha propuesto esta candidatura como premio a la Concordia para los Premios Fundación Princesa de Asturias 2019. El motivo que hay detrás es el haber alcanzado muchos de los objetivos que se entienden merecedores de este premio, todos ellos representados en la tenacidad necesaria para dar pequeños pasos legales. Estos avances pueden ser el precedente de futuros ajustes legislativos que aproximen el entendimiento entre Oriente y Occidente con la intención de defender los derechos humanos y del menor en un ámbito de diálogo, colaboración, paz entre los pueblos y, en definitiva, de concordia.   

Lo hemos conseguido gracias a la tenacidad de un equipo de profesionales internacionales que han unido fuerzas y criterios para luchar por la justicia y el interés de los menores.

El logo de For any children está inspirado en un peluche de un oso pardo, una especie que habita en algunos lugares de Asturias y que se caracteriza por su nobleza y fuerza. For any children lucha para que todos los niños del mundo tengan el derecho de conocer sus raíces y sus entornos, como harán Sebastián y Olaya cuando descubran la belleza natural de su tierra y la pasión con la que el pueblo español, concretamente el asturiano, han alzado la voz para pedir a las autoridades justicia para los niños.

Diseño logo y web gracias a Optimoos